Mes de Mayo

Con flores a María, que Madre nuestra es.

Las Oblatas queremos mucho a la Virgen María y la llamamos siempre: MADRE. Madre María del Carmen, nuestra Fundadora nos decía que quererla era vivir como Ella. A una hermana le decía:

Ella es la que dice: “Fiat – Hágase”, con una disponibilidad total, sin un recorte, sin un después, sin una apreciación en más o en menos. Sino, hágase. Segura. “No temas, María”, le dice el ángel. Segura de que la gracia de Dios irá realizando eso que es Voluntad de Dios y a lo que Ella ha dicho: “Sí”. “Quiero”. “Hágase según tu palabra”. Es Voluntad de Dios, y basta.

Viva siempre en el Corazón de Madre, que enseña a vivir este camino en lo oculto y escondido de Dios. Sin aparato, sin estruendo, sin más que en el interno, interno del espíritu, esa postura de entrega amorosa a la Voluntad de Dios; esa confianza segura, humilde, de que en Dios lo puede todo; y ese gozo profundo que da la vivencia de que Madre nos conduce y nos guía y nos lleva en su Corazón, y nos avisa, y nos protege e ilumina y alcanza la gracia.

Camine así, siempre en su Corazón y con Ella, en el silencio de Dios, repitiendo a cada paso el “sí”, segura de su amor de Madre.

Madre María del Carmen Hidalgo de Caviedes.

More Info

En el Mes de Mayo, ofrecemos “flores” a la virgen. Una cestita llena con los papelitos de las flores está todo el mes a los pies de Madre. Cada noche, antes de acostarnos, cogemos una para ofrecérsela al día siguiente.

¿Quieres ofrecerle una?

Semana segunda

1-Emplearé un rato de la oración alabando a Dios por las grandezas que ha hecho en Madre.

2- Haré un acto de caridad oculto y se lo ofreceré a María.

3- Muy unida a Madre, pediré especialmente por los sacerdotes y ofrecerá algún sacrificio por ellos.

4- Le ofreceré hoy a María mi oración por las vocaciones. Ella goza con que le pidamos según la generosidad de su Hijo.

5- Muy unida a María velaré en mi oración por el Papa, para que el Señor le llene de vida y no lo entregue en manos de sus enemigos.

6- Hoy tendré los ojos puestos en la humildad de María para que Ella me enseñe y me alcance la gracia de ser humilde.

7- Cuidaré especialmente el vivir en acción de gracias con Madre, atribuyendo todo a Dios.

8- En el Santo Rosario pediré muy unida a Madre por la conversión de los pecadores.

Primera semana

1-Por amor a Madre, cuidaré de hacer mis oraciones. Muy unido al sentir de Jesús.

2- Por amor a Madre, haré alguna mortificación en las comidas sin que nadie lo note.

3- Prestaré mucha atención a alegrar a las personas de mi alrededor prestando algún servicio.

4-Por amor a María, cuidaré de estar disponible y haré una obra de caridad.

5- Jesús es mi Dios y Señor. ¿Qué querrá hoy de mí? Con María le diré que sí a todo lo que me pida.

6- Rezaré muy unido a María rezaré con amor el Rosario.

7- Lo primero que haré hoy en el día será rezar el Magníficat muy unido a María.

 

Semana cuarta

1-Cuidaré muy especialmente hoy el ofrecimiento de obras. Quiero con María, vivir para el Corazón de Jesús.

2- Cuidaré especialmente de repartir alegría y caridad a mi alrededor. María, como tú.

3- El primer pensamiento de hoy, para María. TOTUS TUUS. Viviré el día sintiéndola a mi lado y pidiéndole ayuda.

4- Madre, enséñame el valor del sacrificio. Estaré hoy con especial atención a ofrecer todos los que se me presenten.

5- En el Santo Rosario pediré muy unida a Madre por la evangelización de los pueblos.

6- Durante este mes de Mayo renovaré muy de corazón mi consagración a la Virgen María cada día.

7- En el Rosario pediré por todos los padres llamados a entregar a sus hijos en una vocación de vida consagrada. Que Madre les ayude a ser generosos y alegres.

8- María, contigo quiero vivir el día diciendo que sí al Señor en todo. Con alegría y olvido propio. Enséñame tú.

 

Semana tercera

1-En la oración meditaré en la disponibilidad de María a la Voluntad de Dios. Que Ella me enseñe.

2- En la Santa Misa tendré especialmente presente a los seminaristas, ofreciéndoles con Jesucristo.

3-Voy a cuidar especialmente ser muy fiel en las cosas pequeñas como muestra de mi entrega total. Así alegraré el Corazón de María.

4-Hoy, por amor a María, voy a vivir con mucho recogimiento de los sentidos, aprovecharé muy bien el tiempo y trataré de hacer el trabajo muy bien hecho.  Que Ella me enseñe a hacer todo para Dios.

5-Trataré de estar muy pendiente de los demás, con olvido propio, renunciando a todo egoísmo. Que María me enseñe.

6-En el rezo del Santo Rosario tendré muy presente a los sacerdotes. Que Madre les llene de consuelo.

7- Cuidaré ser muy fiel a la oración en el día de hoy.

8-María, hoy te ofreceré mi visita al Sagrario.Enséñame a contentar siempre al Corazón de Jesús.

Como tú, María.

Llamémosla siempre Madre

Démosle muestras de nuestro amor