¿Cómo? Unidas a nuestras hermanas, en una VIDA COMÚN

Todo esto realizado en el marco sencillo y alegre de la vida común que, dentro del espíritu de soledad y silencio, da a la oblata ocasión constante de practicar sus virtudes, especialmente la humildad y la caridad, de modo que la comunidad forme un solo corazón y una sola alma fundidos en un mismo espíritu y un solo amor, que es Cristo.

Formando una gran familia. Congregación.

Es la hermosa realidad de ser una familia en Dios. Varios Monasterios con unos Padres Fundadores y una Madre General, Madre de todas y para todas. Una unidad vivida en todo, con una misma vocación-misión.

Qué quiere decir Congregación contemplativa

“Aunque somos de vida íntegramente contemplativa, nuestros monasterios no son autónomos. Esto quiere decir que, al haber sido aprobadas después del Concilio Vaticano II, nuestra organización interna es la de una congregación y no la de una orden monástica tradicional.

Hay una Madre General con su consejo, un solo noviciado (Madrid), un juniorado (Toledo) y, las hermanas, terminado el período de formación, podemos ser trasladadas de uno a otro monasterio según sea conveniente. Los cargos generalicios se eligen en Capítulo General (cada 6 años) y las comunidades de los monasterios son nombradas por la Madre General y su consejo (cada 3 años).

Esta circunstancia hace que en todos los monasterios la vida sea exactamente igual, vivamos todas la misma vida hasta en el más mínimo detalle, se desarrolle y fortalezca el espíritu fraterno entre nosotras y estemos siempre dispuestas a cumplir la Voluntad de Dios donde Él quiera llevarnos.” En la actualidad, existen 5 monasterios en España y 1 en Perú.