Lectio Divina

En la Sagrada Escritura, la oblata alimenta su relación personal con el Dios vivo y con su voluntad salvífica y santificadora. De la meditación de la Palabra de Dios, y de los misterios de Cristo en particular, nace la intensidad de su contemplación.